Tabaco

Soluciones para incrementar el rinde

ZURICH: para las primeras etapas del cultivo

El primer paso para la obtención de una buena cosecha de tabaco es la producción de plantines de excelente calidad, aptos para el trasplante. La etapa del almácigo es un período de máxima susceptibilidad a factores tanto bióticos como abióticos.

El uso de ZURICH durante la etapa de almácigo y en el drench post trasplante incrementa el desarrollo radicular logrando un stand más vigoroso y uniforme. Además, disminuye sustancialmente los daños producidos por nematodos y/o patógenos del suelo y tiene un importante efecto antiestrés, reduciendo la incidencia negativa de condiciones climáticas extremas.

BASEL: el mejor aliado durante todo el ciclo

Para lograr elevados niveles de producción y de calidad el manejo de nutrición del tabaco es sumamente importante. Además de incrementar la productividad, BASEL mejora la calidad de la cosecha, mejorando el brillo y disminuyendo el picado de las  hojas. Luego de la aplicación foliar de BASEL, el cultivo se encuentra protegido y más resistente al estrés biótico o climático que pueda llegar a  ocurrir durante el ciclo del cultivo.

Beneficios principales


Maximiza la productividad del cultivo


Mayor calidad y uniformidad de plantas


Estimula el desarrollo radicular


Mitiga el estrés causado por el ataque de patógenos o condiciones ambientales desfavorables


Recupera la sanidad del cultivo

Recomendaciones de uso

Las dosis son orientativas. Deberán adaptarse según el estado del cultivo, el tipo de suelo y las condiciones climáticas.

Producto Forma Aplicación Momento de aplicación Dosis
Zurich Almácigo tradicional (en el agua de riego) Estado: 2 hojas verdaderas 1%
Entre los 15 y los 21 días 1,2%
A partir de los 21 días 1,2%
7 días antes del trasplante 1,5%
Almácigos flotantes En pileta 1ml/lt de agua
Aspersión foliar, según necesidad 1,5%
Drench/golpe al cuello de la planta 10-15 días post trasplante 2-4 lts/ha
Basel Aplicación foliar 30-35 días después de trasplante 3 lts/ha